Rusia busca vender aviones de combate a la Argentina, nuevamente. Un breve comentario de AgendAR

Ayer, viernes 8, el diario Ámbito publicó que el gobierno de la Federación Rusa, a través del embajador Dmitri Feoktiskov reiteró al ministro de Defensa, Jorge Taiana, el interés de suministrar equipamiento militar a la Argentina.

El hecho es que el ministro Taiana recibió el miércoles pasado en el Edificio Libertador al diplomático ruso, a poco de haberse conocido que el proyecto de Presupuesto 2022 consignaba la operación de Crédito Público (644 millones de dólares) destinada a la adquisición de aeronaves para la Fuerza Aérea con cita expresa del modelo: JF-17 Thunder Bloque III, de fabricación china.

Extrañó la inclusión del caza chino en la norma sujeta a la aprobación del Congreso cuando aún no se conoce la selección definitiva del avión que reemplazará al desprogramado sistema Mirage.

La comunicación oficial reflejó que el ministro y el diplomático ruso dialogaron sobre la cooperación de sus respectivos países en defensa. Además el mensaje señaló que conversaron sobre posibles acuerdos para capacitar al personal militar argentino y abordaron la situación de los convenios que están en curso. El embajador siguió la hoja de ruta que había mencionado a Agustín Rossi, al comienzo de la gestión de Alberto Fernández. Acuerdos de cooperación en instrucción de personal militar, cursos específicos para submarinistas, aviadores y dotación de tanques todos a cargo y coste de la Federación Rusa.

Taiana, prudentemente, publicó en las redes sociales la noticia de esta visita, así como la de otro posible proveedor

El interés de los proveedores no es un dato nuevo. El 29 de enero, hace más de 9 meses, publicamos Rusia se interesa en vender armas a la Argentina. Entre ellas, sus cazas Mig29M y Su-30.

Sobre este tema, reiteramos nuestra modesta opinión hace menos de un mes en una extensa nota, aquí.

Ahora sólo agregaremos unas breves observaciones. Una, es que somos conscientes que la Fuerza Aérea debe ser reequipada con aviones de combate modernos. Argentina tiene el territorio continental 8° en extensión en el mundo, y una vasta jurisdicción marina sobre la cual nuestra soberanía es sólo nominal. No va a ser respetada sino contamos con los medios para hacernos respetar.

Ahora, en esta oferta puntual… los MiG 35 son aviones magníficos, pero cuestan U$ 50 o 60 millones cada uno, sin armamento lanzable. Y su hora de vuelo es muy cara, por ser bimotores. No es una opción práctica: no hay modo que nuestro país pueda pagarlos ni operarlos.

Hay alternativas mejores. El ministerio de Defensa está en condiciones de evaluarlas, y deberá hacerlo a la brevedad. Eso sí, como insistimos en este reciente Especial, no debe perder de vista que el futuro, y hasta cierto punto el presente, de la guerra aérea pasa por los drones.