Brasil aprueba la venta del trigo HB4, resistente a la sequía, desarrollado en Argentina

La Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio) del Brasil le dio el aval al desarrollo de la investigadora Raquel Chan y Bioceres. Es el primer trigo transgénico del mundo. Tiene resistencia a condiciones de estrés hídrico.

La compañía Bioceres anunció ayer jueves que la Comisión Técnica Nacional de Bioseguridad (CTNBio), que depende del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil, otorgó la aprobación regulatoria en ese país del trigo HB4.

Se trata del primer trigo transgénico autorizado en el mundo, y que se distingue por tener tolerancia a condiciones de estrés hídrico y salinidad.

Fue un desarrollo generado por medio de una colaboración público-privada entre Bioceres y el grupo de investigación del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (Conicet-UNL) liderado por la doctora Raquel Chan.

Desde los primeros días que este portal estuvo online, en abril de 2018, seguimos de cerca este tema  El CONICET desarrolla nuevas tecnologías para resistir la sequía, y evaluamos que la del trigo HB4 era una de las patentes más valiosas del patrimonio nacional.

La autorización de Brasil es solo para la harina producida con el trigo HB4. Y además no significa que se permita todavía su comercialización: la CTNBio lo que dice con esta resolución es que se trata de un alimento seguro para consumo humano.

CONTROVERSIAS

Recientemente, la Federación de Acopiadores le había reclamado al Gobierno nacional que ajustara los controles sobre las hectáreas sembradas con esta semilla, ya que solo estaba aprobado su uso en Argentina y no en los mercados compradores. También formuló un pedido similar la Mesa de Enlace: pidió precisiones sobre los controles al trigo HB4.

Incluso había voces que sugerían “quemar” los campos sembrados con esta variedad, para evitar el riesgo de que se mezclaran con los trigos convencionales y pudiera existir un rechazo en alguna exportación que le generara problemas a Argentina como origen del trigo. El respaldo oficial de Brasil no pone fin a estas controversias, pero al menos significa un fuerte espaldarazo para este desarrollo. Porque nuestro vecino es el principal comprador del trigo Argentina: se lleva entre cinco y seis millones de toneladas anuales, la mitad del saldo exportable actual. Es probable que otras naciones sigan el mismo camino.
.
CELEBRACIONES
.
Tras conocerse esta noticia, desde Bioceres celebraron con gran algarabía. “La ciencia argentina sigue produciendo impacto. Lo que pasó hoy es un hito más en ese camino”, señalaron desde la compañía con base en Pergamino. Se recordó que las variedades de trigo HB4 tienen incorporado un gen del girasol que incrementa la tolerancia a condiciones de sequía, reduciendo las pérdidas de rendimiento frente al déficit hídrico.
.

“La aprobación en Brasil confirma lo que las autoridades argentinas habían dictaminado: el trigo HB4 es seguro para el medio ambiente y para la salud humana y animal. Bioceres presentó toda la evidencia solicitada, fue evaluada y obtuvimos la aprobación”, añadieron.

Anticiparon también que el proceso, independientemente de la aprobación por parte de Brasil, continuará a través de la producción de semillas de trigo HB4 bajo el programa de identidad preservada que se utilizó en las últimas dos campañas, para garantizar la trazabilidad de la producción y que no se mezcle con otras variedades.

LO QUE VIENE

“Bioceres continuará implementado los protocolos de Stewardship y bioseguridad, auditando los procesos de siembra, cosecha, almacenamiento, y transporte. Bioceres viene trabajando desde hace más de 10 años con cultivos regulados, y mantuvo siempre altísimos estándares de seguridad y sin ninguna experiencia negativa, ni en trigo ni en soja ni en otros cultivos”, enfatizó la empresa.

Y cerró: “Bioceres seguirá trabajando en el aspecto regulatorio. La empresa ha iniciado los procesos de desregulación en Uruguay, Paraguay, Estados Unidos, Colombia, Indonesia, Sudáfrica y Australia”.

También se expresó con gran alegría Gabino Rebagliate, gerente de Comunicación Corporativa de Bioceres, a través de un extenso hilo de Twitter.

Entre otros aspectos, remarcó que “a los productores de alimentos les permite aumentar sus rindes por hectárea y quedar menos expuestos a los efectos de la sequía. Solo como un ejemplo, los resultados en los campos más afectados por la sequía han llegado a ser 42 por ciento superiores con la tecnología HB4″.

“Esto también beneficia al conjunto de la economía argentina, porque puede reducir la exposición a los fenómenos climáticos. Por ejemplo: la gran sequía que tuvo Argentina en el 2018 podría haber sido mucho menos nociva”.

“También es bueno para el sistema científico argentino, porque se trata de una innovación surgida desde su propio núcleo, que trae una solución a un problema global como es la sequía para la producción de alimentos”.

Rebagliate insistió en que esta variedad, que fue autorizada en Argentina en 2020, en las últimas dos campañas se produjo bajo el programa de identidad confinada. “Nunca fue comercializado y por el momento tampoco lo será. El programa sigue protocolos muy estrictos para garantizar la trazabilidad”.

La Dra. Raquel Chan, del CONICET, y parte de su equipo de ingenieros genéticos