La «Gran Bajante»: fotografías y video del estado actual del río Paraná. Las perspectivas no son favorables

El Paraná comenzó a registrar nuevamente marcas históricas de bajante. Desde la Asociación de Pescadores Deportivos del Litoral publicaron una serie de imágenes que muestran el estado crítico del río.

 

«En menos de 24 horas en la zona de Paso de la Patria el río retrocedió 38 centímetros más, encontrándose hoy en 0,69 centímetros de altura cuando la media es de 5 metros»,  describen en la publicación.

Por su parte, el subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA), Juan Borús, ratificó que las condiciones del río Paraná siguen siendo “desfavorables”, al tiempo que señaló que existe una alta probabilidad de que en los próximos meses vuelvan a registrarse marcas por debajo del cero de escala.

Borús sostuvo que “la sequía no ha terminado en la región formadora del río Paraná y el resultado es el que estamos viendo, con una tendencia de caudal descendente para la primera mitad de enero”.

La perspectiva que se tiene “es desfavorable. No hay muchos motivos para ser optimistas. Es muy probable que los niveles del río Paraná en el primer trimestre o cuatrimestre sigan siendo muy inferiores al nivel de aguas bajas”, manifestó el ingeniero.

Adelantó que si bien hoy en el puerto de Paraná el hidrómetro marcaba 22 centímetros, en las próximas jornadas se acentuará el descenso. “Se acercará al cero de escala y es probable que en el primer cuatrimestre haya registros por debajo del cero”, alertó. No obstante, aclaró que por esta situación de anormalidad “es muy difícil realizar pronósticos más allá de dos semanas. Por eso se trazan escenarios y el más probable es que sigamos con niveles muy inferiores a los normales”.

Sin posibilidad de recurrir a las represas

Sobre la opción de aperturas de compuertas en represas brasileñas, expresó que “las reservas en los embalses del río Paraná están muy reducidas”, por lo que “no podemos contar con esto para lograr un alivio, aunque sea fugaz. Solo dependemos de las lluvias que se den en el lugar adecuado. Es probable que durante el verano se dé algún evento, que mejore temporariamente la situación, pero en términos medios, la perspectiva es desfavorable”, insistió.

“Lo que se ha mejorado en las tomas de agua va a permitir que se capte el agua de forma más segura, a pesar del descenso y los inconvenientes que se tienen”, completó Borús.