El camino hacia la batería de litio, fabricada en Argentina

Reproducimos esta importante nota de Matías Alonso para TSS-UNSAM:

Finalizó la obra civil de la fábrica de celdas de litio de Y-TEC en La Plata y se espera que en diciembre se produzcan las primeras baterías nacionales. La iniciativa forma parte de la puesta en marcha de YPF Litio, la empresa creada en junio de 2021 para extraer el mineral y agregarle valor local.

La fábrica de celdas de litio creada por Y-TEC en la Plata está cerca de comenzar a funcionar. Fue bautizada UniLiB y a partir de un convenio entre diversas instituciones del sistema científico-tecnológico local, como YPF, el CONICET, el MINCYT, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Ministerio de Defensa, entre otras. El objetivo es agregar valor a la extracción de litio en la Argentina para satisfacer una demanda en crecimiento de estas baterías y sustituir importaciones.
.

La iniciativa forma parte de la planificación que comenzó con la puesta en marcha de YPF Litio, la empresa creada en junio del año pasado para extraer el mineral de litio y procesarlo en el país. En la fábrica se producirán celdas de litio fosfato potasio (LPF), que luego usarán pymes o laboratorios locales para fabricar baterías.

La planta industrial ubicada en un predio de la UNLP tiene alrededor de 1200 metros cuadrados y la obra civil ya está terminada. Las máquinas, que fueron adquiridas a China, están prontas a entrar a nuestro país en casi 20 contenedores marinos. Mientras tanto, se está capacitando a 40 operarios de los cuales se seleccionará a la mitad para cubrir el primer turno de trabajo y contará con una capacidad de producción de 13 MW de celdas por año.

Frente de la fábrica en La Plata, cuya obra civil ya está terminada. Foto: CONICET/Rayelén Baridón.

Las baterías de LFP son más económicas que otras variantes de litio, tienen una vida útil muy larga, de unos 3000 ciclos, y mayor resistencia a temperaturas altas, lo cual ayuda a que sean menos propensas a provocar incendios. Por el contrario, tienen una densidad energética menor que otro tipo de baterías de litio, por lo que son un poco más pesadas. Su aplicación principal es en vehículos, tanto autos, colectivos o motos, o en bancos de energía para respaldo de energías renovables.

El presidente de Y-TEC, la empresa de base tecnológica creada por YPF y CONICET, Roberto Salvarezza, explicó: “YPF Litio está trabajando con las provincias para obtener concesiones sobre salares para encarar dos etapas: la de exploración de esas posibles concesiones y la de producción para llegar al carbonato de litio. A su vez Y-TEC se encargaría de tomar ese carbonato y transformarlo en el producto de mayor valor agregado para llegar, en última instancia, a las baterías de litio”.

Y-TEC está preparando dos plantas piloto para producir el LFP del ánodo de las celdas y el grafito del cátodo que se usarán en UniLiB. También están empezando los desarrollos del electrolito, pero en un primer momento se fabricarán celdas con electrolito importado hasta que la investigación esté más avanzada.

La planta industrial está ubicada en un predio de la UNLP y tiene alrededor de 1200 metros cuadrados. Foto: CONICET/Rayelén Baridón.

En cuanto a la demanda que podría abastecer esta fábrica, Salvarezza dijo: “Estamos haciendo convenios con las provincias para distinto tipo de aplicaciones. Una de ellas es para usarlo en aquellas localidades que hoy en día están desconectadas de la red eléctrica, en las que podría instalarse como solución un parque solar con baterías de litio. Eso reemplazaría a los generadores a gasoil, que son caros, y tendríamos energías limpias. Un primer piloto lo haríamos en la provincia de Buenos Aires para escuelas rurales, para el que ya hicimos un convenio. También estamos hablando con Santiago del Estero, que está interesado en producir baterías de litio”.

Y agregó sobre otros potenciales clientes: “El Ejército tiene radares con baterías de plomo ácido que hay que reemplazar y vamos a usar baterías de litio. El sector espacial también las usa y hay mercados como el de los boyeros solares, en el que se pueden vender las celdas a pymes que hagan la electrónica y la carcasa de la batería. Estaríamos ampliando la cadena porque empezarían a jugar pymes que se encargarían del montaje de baterías de litio”.

Los prototipos de las celdas se desarrollaron en una planta piloto de Y-TEC y lograron un buen funcionamiento y costos competitivos de producción, con lo que se decidió encarar la etapa de escalado industrial.

La tendencia mundial es producir baterías en fábricas muy grandes para bajar los costos por escala. Las fábricas más conocidas son las de Tesla, también llamadas gigafábricas, que pueden producir unos 35 GW al año (unos 35.000 MW).

En el INIFTA, en la Plata, comenzó la capacitación de operarios para cubrir el primer turno de trabajo. Foto: CONICET/Rayelén Baridón.

Recientemente, Y-TEC firmó un convenio con la Empresa Pública Nacional Estratégica de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) para colaborar en la producción de materiales catódicos a partir de sales de litio producidos localmente, en el desarrollo de una planta de producción conjunta y para intercambios de capacitación técnica y científica de profesionales e investigadores, entre otras acciones.

“Nosotros no estamos pensando en megafábricas sino en una escala de producción intermedia, que atienda nichos en los que que hoy podríamos solucionar un montón de problemas y a la vez suplantar importaciones”, dijo Salvarezza. Y agregó: “Cuando aumente el número de motos eléctricas en la Argentina, la perspectiva es que habrá que importar muchas baterías, así que posicionarse en ese lugar y tener la capacidad de producirlas localmente le daría a pequeñas plantas de producción la capacidad de proveer una parte importante de esa demanda”.