La acción de la empresa de biotecnología argentina Bioceres subió el 123% y entra al NASDAQ

Bioceres Crop Solutions, la empresa de biotecnología con sede en Rosario, cambió de domicilio en Wall Street. La firma, que ya cotizaba en el NYSE, pasó a ser listada en el mercado tecnológico NASDAQ, en el que se operan entre otros gigantes como Tesla, Apple y Facebook.

De la mano de apuestas por la próxima aprobación de sus cultivos de trigo en Brasil, la acción de la empresa subió 123% en lo que va de 2021. Los inversores argentinos pueden apostar por ella a través de Cedears.

La pequeña empresa rosarina de tecnología aplicada al agro, Bioceres Crop Solutions, dio un nuevo paso en su camino a convertirse en el próximo unicornio argentino. Esta semana la firma pasó a cotizar en el NASDAQ, el mercado tecnológico de Wall Street en el que se operan gigantes como Facebook, Apple o Tesla, entre muchos otros. El movimiento sigue a un avance del 123% de la acción en lo que va del año, de la mano de expectativas de la aprobación en Brasil de sus variedades de trigo. Los inversores argentinos pueden invertir en la empresa en la Bolsa porteña a través de Cedears.

Anteayer, el 27 de abril, Bioceres participó en la ceremonia de toque de campana de la Bolsa de Valores de Nasdaq en celebración de la nueva cotización en este mercado. La Compañía continuará cotizando bajo el símbolo “BIOX”.

El cambio de mercado busca captar inversores especializados para la compañía al hacerla cotizar entre las principales empresas de biotecnología, tecnología y Ag-Tech -empresas de base tecnológica especializadas en el agro- del mundo.

La historia de Bioceres es una de las más promisorias del ecosistema empresario argentino, y algo contamos de ella en muchas notas en AgendAR, por ejemplo aquí. Su foco está en el desarrollo de cultivos genéticamente modificados que buscan maximizar la productividad de las cosechas al tiempo que se minimizan los riesgos climáticos y de plagas, con el objeto de generar una producción estable y segura de alimentos humanos.

El desafío en el que está embarcada hoy Bioceres tiene que ver con el intento de generalizar la aprobación de su híbrido de trigo para consumo humano. Los cultivos genéticamente modificados tienen amplia aceptación en el mundo, pero están destinados mayormente a la producción de forraje para ganadería.

Hasta el momento, Bioceres solo consiguió la aprobación de la Argentina para su trigo transgénico, pero la expectativa de una aprobación en el corto plazo por parte de Brasil le permitiría empezar a generalizar su presencia en la región.