En 24 horas más de 600 investigadores se autopropusieron para colaborar contra el coronavirus

Unos 600 investigadores del CONICET respondieron en cuestión de horas, a una iniciativa para colaborar voluntariamente en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

La propuesta empezó con un documento elaborado para circular en las redes sociales al que adhirieron científicos y científicas de nuestro país. La idea fue convocar a investigadores «capacitados en técnicas relacionadas al diagnóstico por RT-PCR» (es la sigla de Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa, RT-PCR, del inglés Reverse transcription polymerase chain reaction,  una herramienta de diagnóstico con alta sensibilidad que se utiliza ante varias enfermedades infecciosas).

«Este documento nace como una iniciativa de becarios, becarias y jóvenes investigadores del CONICET y otros organismos, de manera independiente», manifestaron los promotores de la iniciativa.

Según plantearon, la carta de adhesión «tiene como objetivo la organización y el ofrecimiento de mano de obra calificada en técnicas de biología molecular, diagnóstico molecular y trabajo en cabinas de seguridad».

El documento interpela a los investigadores para que destaquen su título de grado, pero también su experiencia en el manejo de técnicas relacionadas a extracción de ARN, extracción de ADN, Retrotranscripción, PCR y qPCR.

También indaga el documento si el científico ha realizado diagnóstico molecular, si tiene experiencia en el manejo de muestras biológicas, si ha trabajado con cabinas de bioseguridad y si tiene experiencia en técnicas bioinformáticas.

Repositorio de profesionales

El documento, afirman, se hará llegar al Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza y a autoridades del ANLIS-MALBRAN, «para servir como repositorio de profesionales dispuestos a prestar servicio si la pandemia COVID-19 así lo requiere».

Cabe destacar que la carta de adhesión surge a horas de que el Ministerio de Ciencia comunicara la creación de la Unidad COVID-19 -sobre lo que ya informamos aquí– para «coordinar las capacidades del sistema científico y tecnológico que puedan ser requeridas para realizar tareas de diagnóstico e investigación», sobre el virus.

La Unidad está integrada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), por el CONICET y por la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i).